CERROS

Los cerros o colinas son por lo general elevaciones del terreno que no superan los 100 metros desde la base hasta la cima. En la Casa de Campo la proliferación de cerros es notoria y se erigen como atalayas desde donde se tiene una visión privilegiada de Madrid. 

Debido a esta proliferación de cerros, la mayoría no tienen nombre propio que conozcamos. La clasificación de los cerros, lomas o altos no se basa exclusivamente en su altitud, sino también en la altitud relativa con respecto a su entorno. Por eso es importante poner junto al nombre la altitud. Estos cerros en su mayoría tienen accesos sencillos y sin escarpaduras que solo se identifican por la altitud de su cumbre y por la panorámica que dejan ver.

Veintiuno son los CERROS más una LOMA de los que tenemos nombre documentado en la Casa de Campo y por orden alfabético son:

Cerro del ÁGUILA, Cerro de los ALCONEROS, Cerro de las ÁNIMAS, Cerro de las GARABITAS, Cerro BERMEJO, Cerro de las CACHADIZAS, Cerro de las CANTERAS, Loma del CHOPO DE PEDRO MIGUEL, Cerro de COBATILLAS, Cerro del CUERVO, Cerro del ESPINILLO, Cerro de las FIGURAS, Cerro de la MEDIA LUNA, Cerro de MONTALVÁN, Cerro de MURAT, Cerro de las OLIVAS, Cerro del PORTILLO, Cerro del REPARTIDOR, Cerro del RODAJO, Cerro de la SARTÉN, Cerro de la VIÑA.

Cerro de las Garabitas

Uno de los cerros más famosos es el Cerro de las Garabitas con 676 metros de altitud que lo sitúa muy cerca de la cota de la Puerta del Sol que es de 667 metros, es el más alto de la Casa de Campo sin llegar a ser el lugar más alto ya que este privilegio lo tiene la Puerta de la Vereda Vieja con 690 metros.