Mentiras y verdades

Por Rafael Pulido Fernández

y la verdad sobre la Casa de Campo:

No os figuréis que voy a sacar la relación de errores toponímicos de la Casa de Campo, eso ya está bien escrito en otro lugar y no es cosa de aburrir a nadie con los infinitos errores que existen y se mantienen por amor a la indiferencia.

La fecha de compra de la Casa de Campo a la viuda de Francisco de Vargas, Antonia Manrique de Valencia, es uno de los clásicos errores que todos los historiadores cometen, cuando no debía de ser así, ya que el documento donde se recoge la fecha exacta está al alcance de todos, y digo de todos, porque la II Republica hizo un facsímil muy divulgado, que yo tengo, del documento en sí.

Aunque las negociaciones son anteriores y las escrituras se hacen en septiembre de 1561, la entrega se produce sin ninguna discursión ya que queda reflejada en la documentación:

El 1 de agosto de 1561

La Casa de Campo de Felipe II

    La falsa idea de que Felipe II compra la Casa de Campo de los Vargas como finca de caza. Es un error aburrido y repetido y sin ningún sustento documental ni lógico.

      Quizá se produce por el hecho de que el monarca incluye en El Pardo la Casa de Campo para que se rija por las mismas leyes que este cazadero.

Felipe II compra la Casa de Campo como jardín de su Palacio o Alcázar y lo deja bien claro en todos los documentos. La Casa de Campo era una zona ajardinada donde la caza estaba perseguida y prohibida, caza en todo caso accidental ya que la finca estaba rodeada en 1561 de huertas y campos de labranza.

 Se une al anterior error el decir que Felipe II pretendía unir la Casa de Campo y El Pardo. Otro error de cálculo ya que nunca lo pretendió, la Casa de Campo de Felipe II se reducía a una pequeña parte de lo que ahora conocemos como Casa de Campo y hacia El Pardo la finca acababa en lo que hoy es el Vivero Municipal muy lejos de El Pardo. En el plano de Texeira queda bien reflejado el tamaño de la Casa de Campo.

Esta unión no se produce hasta el reinado de Felipe V, gracias a las compras de Fernando VI cuando era Príncipe de Asturias.

Puerta de entrada a la Huerta de Plantas Medicinales

La creencia de que en la Casa de Campo hubo un huerto de plantas medicinales desde los tiempos de Felipe II. Error que solo se sostiene unos pocos años cuando el 1 de noviembre de 1929 se formalizó un contrato de cinco años entre el Comité Nacional de Plantas Medicinales y la Intendencia General de la Real Casa y Patrimonio, contrato que no fue renovado. Finalizada la Guerra Civil de 1936 la Delegación del Ministerio de Agricultura solicitó su renovación que fue acordada por la Comisión Municipal Permanente el 11 de agosto de 1939.

Felipe II tenía su propio huerto de planta medicinales en otro lugar cercano al Alcázar, pero fuera de la Casa de Campo.

Felipe V

 Es normal oír decir que Fernando VI declaró Real Bosque a la Casa de Campo y no fue así, la declaración fue hecha por Felipe V el día 20 de febrero de 1746 .

Otra cosa es que la declaración fue una petición de su hijo.

Otro error histórico es considerar que la Casa de Campo por el simple hecho de ser Bosque Real o Real Bosque estuviera cubierta de árboles, nunca jamás la Casa de Campo tuvo ni la mitad de los árboles que ahora posee y claro está pinos tenía los imprescindibles o sea pocos. Unido a este error esta el de creer que fue durante la Guerra Civil 1936-39 cuando se desforestó la Casa de Campo, cosa totalmente falsa.

  La asignación errónea de autor a ciertas construcciones llevaría a ampliar los errores a límites que no son convenientes, por eso me limitaré a dos de los más evidentes:

Tapia de Villamanín

La tapia o cerca de la Casa de Campo no se construyó por orden de Carlos III, sino de Fernando VI por lo cual no fue Sabatini su autor único sino otros autores como Saqueti, Manuel de Molina o Ventura Rodríguez, sí es cierto que Sabatini mando reparar la tapia o corregirla en infinidad de momentos, pero solo eso.

Lo mismo sucede con las Rejas cuya construcción y diseño se debe a Ventura Rodríguez.

Puente de la Culebra de Pedro de Ribera

Más llamativo es el error de atribuir a Sabatini los puentes de la Casa de Campo: Sabatini no construyó ningún puente en la Casa de Campo y creo que en ningún otro sitio.

Los autores de los puentes, pasa por Pedro de Ribera, Miguel de Molina, Enrique Repulles Segarra y otros.

 Bueno por hoy ya está bien ya seguiré otro día.