Club de Campo

No tener en cuenta los nombres que Google utiliza en su mapa.

Al norte de la Casa de Campo. El Club de Campo Villa de Madrid ocupa una parcela de 1.400.000 metros cuadrados de la Casa de Campo, precisamente la parte noroeste seccionada por la Carretera de Castilla.

Por Rafael Pulido Fernández


Cuando se habla del Club de Campo algunas personas no relacionan estos terrenos con el conjunto de la Casa de Campo, incluso en una mala gestión de los mapas de la Casa de Campo en algunos de ellos se le ha descabezado esa parcela. Mal procedimiento que desde hace unos años tratamos de modificar y corregir con el sólido argumento de que nunca este lugar se desprendió del Real Sitio. No hay más que leerse la declaración de Bien de Interés Cultural para ver y leer que está incluido y afectado por las mismas restricciones que todo el conjunto, incluyendo; Los Recintos Feriales, la Venta de El Batán, el Parque de Atracciones, Teleférico, Cantera Municipal, Piscina Municipal y Zoológico. Otra cosa es que la responsabilidad de su mantenimiento recaiga en otras manos.

Debido a este desorden administrativo cada cual procura hacer lo que más le conviene a sus intereses sin tener en cuenta la Casa de Campo.

Hablando del Club de Campo en él vemos que la cerca o tapia que delimitaba estos terrenos es una variedad desastrosa de remiendos y tipos que cada cual ha hecho a su antojo. Incluso se ha suprimido la tapia histórica del Medianil. De la misma forma todas las construcciones que hubo del siglo XIX han desaparecido o sustituido. Sin olvidar que esta zona fue duramente castigada durante la Guerra Civil 1936-39.

Por estos motivos quiero separar claramente aquellas construcciones históricas de las actuales que no merecen un estudio importante. Y todo esto para precisar que durante el reinado de Alfonso XIII y después con el gobierno republicano, el Club de Campo no tenía nada que ver con la Casa de Campo.

Las únicas construcciones que se conservan de la época de Alfonso XIII son instalaciones para uso y disfrute de la corona y lógicamente se hicieron por el arquitecto real Juan Moya Idígoras.

Instalaciones obra de Juan Moya
Gradas de la Pista Verde

Desde su fundación el Club de Campo y la Casa de Campo fueron vecinos separados por la tapia del Medianil.

Aunque este primer proyecto nada tiene que ver con la Casa de Campo, más adelante fue absorbido por la ampliación que el club sufrió en el año 1942.

Esta es su historia

El origen del Club de Campo está en una parcela del Monte del Pardo, entre la Cuesta de la Perdices y la Casa de Campo, que el Patrimonio de la Corona alquila al Club de Campo. Y no es hasta 1941 cuando se fusiona la Real Sociedad Hípica Española y el Club de Campo, cuando el Ayuntamiento arrienda los terrenos de parte de la Casa de Campo y que corresponde con el terreno que ocupa el actual Club de Campo Villa de Madrid.

Plano del Club de Campo


Como de una forma u otra la formación del Club de Campo y su ampliación es un todo inseparable, comenzaré haciendo un poco de historia del nacimiento y expansión de este Club de Campo “Elitista” y que ocupa un terreno catalogado como B.I.C. y que pertenece a “todos” los madrileños.

Primeras instalaciones fuera de la Casa de Campo

Todo empieza en 1927 cuando un grupo de amigos amantes de los deportes, se reúnen para fundar y construir un club para actividades deportivas y de ocio. Las voces principales de este grupo son los hermanos Satrústregui, Álvaro Aguilar y los hermanos Gamazo.
El 6 de abril de 1930 se firma el acta de constitución del Club de Campo:
“Reunidos el día 6 de abril de 1930 los señores Marqués de Villavieja, Conde la Montera, Barón de Satrústegui, Conde de Gamazo, Don Luis Gutiérrez, Don Germán Gamazo, Don Joaquín Satrústegui y Don Álvaro de Aguilar, acuerdan constituir una Sociedad deportiva, denominada Club de Campo sin capital propio, y cuyos campos de deporte y local social estarán situados en terrenos del Monte de “El Pardo” que el Real Patrimonio arrienda a la Sociedad citada, para ese efecto… Los señores reunidos acuerdan comisionar al señor Aguilar para que realice las gestiones conducentes a dar estado oficial a la Sociedad “Club de Campo”.
En Madrid a seis de abril de mil novecientos treinta.


Unos días después se hace el contrato de arrendamiento:
En Madrid, a 25 de Abril de 1930 reunidos el Excmos. Sr. Conde de Aybar intendente General de la Real Casa y Patrimonio, y Sr. Don Álvaro Aguilar y Gómez Acebo, el primero en representación del patrimonio de la Corona, y el segundo como representante de la Sociedad deportiva “Club de Campo”… lo efectúan fijando las siguientes condiciones:
Primera. El terreno objeto de este contrato se halla comprendido entre la carretera general de La Coruña, en el sitio denominado Cuesta de las Perdices y la tapia de la Real Casa de Campo…

El documento continua hasta completar nueve apartados.
En 1930 comienzan las obras bajo la dirección de Luis Gutiérrez Soto y el 8 de diciembre se empieza a construir el “Chalet” a primeros de abril de 1931 con la reunión del Marqués de Villavieja que recoge el diario “La Época” de esta forma:

El nuevo Club de Campo: «El marqués de Villavieja ha dado una comida en honor de los directores de la nueva Sociedad Club de Campo, sentando a su mesa el duque de Maura, barón de Satrustegui, marqués de Bonanaro, don Álvaro Aguilar, capitán Penché, don Joaquín Satrustegui, don Germán Gamazo, el arquitecto don Luis Gutiérrez Soto y el marqués de Portago.
Al final de la comida, el marqués de Villavieja, en sencillas palabras, manifestó su satisfacción por ver reunidos, en su casa a quienes supieron organizar y construir este Real Club.
Recordó el encargo que recibió hace algunos años de Su Majestad el Rey de organizar el Polo Militar y ayudado por el capitán Penche y el marqués de Bonanaro, dio cima a la empresa contando hoy con más de ciento cincuenta polistas militare.

Por eso al darle cuenta los señores Gutiérrez Soto y Aguilar del proyecto del nuevo Club lo acogió con entusiasmo, y pidió y obtuvo de la bondad del Rey los terrenos de la puerta del Medianil, donde está emplazado el magnífico Club de Campo, que no tardará en inaugurarse». Periódico «La Época» lunes, 6 de abril de 1931.»
Inaugurado el 22 de octubre de 1931, ya con la II República, por la Sociedad Deportiva del Club de Campo. Al principio el proyecto era más modesto, con 6 pistas de tenis, un campo de hockey y un pequeño recorrido de golf con nueve agujeros. Pero al final se construyeron; doce pistas de tenis, un campo de Hockey y otro de polo, y el 19 de marzo de 1932 se inaugura el campo de golf, con un recorrido de 18 hoyos y 5,7 kilómetros de largo obra de Álvaro Aguilar y Joaquín Bernardino, y ya en junio de 1932 se inaugura la piscina de 33 metros de longitud y 10 de anchura y un frontón.
Comienza el club siendo de los socios, compuesto de 22 socios propietarios, 110 fundadores y 180 de número. Pero en poco tiempo se superaron los 1500 que se fijaron en sus inicios. Los socios se captaban entre una clase privilegiada, o clase distinguida como la llama la prensa de la época.


Durante la Guerra Civil de 1936 las instalaciones quedan destruidas.

Tras la guerra se procede a la reconstrucción, los obreros encuentran restos de cadáveres y mucha munición sin explotar.

Fortín en el Club de Campo

En estos años el Ministerio de Agricultura había establecido en la finca que ocupaba el Club de Campo, el Instituto Forestal de Investigaciones y Experiencias. El instituto se construye sobre las ruinas del chalet social, así como de las 12 pistas de tenis, el campo de hockey y cuatro hoyos del recorrido de golf. A cambio de esta ocupación el Ministerio de Agricultura gestiona con el Ayuntamiento de Madrid la cesión a la Real Sociedad Hípica Española de unos terrenos cercanos a La Zarzuela.

Proyecto de sede social 1943


En 1942 se formaliza la fusión del Club de Campo con la Real Sociedad Hípica Española resultando la Real Sociedad Hípica Española Club de Campo, y comienza la construcción de las instalaciones sociales, al mismo tiempo que se traza un plan de fomento de la equitación, el tenis, el golf, el hockey y la natación, todo ello en los terrenos ya de la Casa de Campo.
Con la democracia el equipo salido de las elecciones municipales y formado por la coalición PSOE – PCE, quieren municipalizar el Club de Campo y abrirlo a todos los madrileños. Se establece un debate entre los que piensan que esto es sólo una idea populista y que la apertura indiscriminada del Club de Campo sería su destrucción y los que quieren cambiar los privilegios de unos para que sean de todos. Las presiones de toda índole hacen dejar el tema, hasta que en 1983 gana el PSOE por mayoría absoluta en el Ayuntamiento.
El 31 de diciembre de 1983 vence el plazo de reversión y, tras una prórroga de seis meses que concede el Ayuntamiento para estudiar una solución definitiva, se constituye una sociedad mixta entre el Ayuntamiento de Madrid (accionista mayoritario), la R.S.H.E.C.C. y Patrimonio del Estado, que dio forma al actual “Club de Campo Villa de Madrid”. El protocolo se firma el 4 de Julio entre el Excmo. Alcalde de Madrid D. Enrique Tierno Galván y el vicepresidente primero en funciones de presidente de la R.S.H.E.C.C., D. Octavio Alonso de Celis.
Parece que las presiones recibidas por el nuevo consistorio se plasmaron al establecer cuotas de entrada a las instalaciones, la “generosidad” del Club de Campo llega a un acuerdo para cobrar a los que quieran entrar en las instalaciones, 800 ptas. los días de diario y 1.600 ptas. sábados y festivos.
En enero de 1991 el Ayuntamiento que debía ser de todos los madrileños acuerda prolongar la sociedad mixta Club de Campo hasta 2025. El Ayuntamiento de Madrid continúa siendo el socio mayoritario con el 51 por ciento del capital; el resto se lo reparten por igual entre el Patrimonio del Estado, dueño de 60 hectáreas, con el 24,5 por ciento y la Real Sociedad Hípica con otro 24,5 por ciento.
El Club de Campo que usurpa terrenos de la Casa de Campo pertenece a los madrileños, pero a todos, no a unas élites que se puede permitir arrendar lo que es de todos.


El Club de Campo, esa parcela privada de la Casa de Campo, tiene en su territorio los suficientes alicientes como para visitarlo

Tribuna de la Pista Verde
Chalet de Socios
Vista desde un Fortín de la Guerra Civil

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s