Arroyo de los Meaques

Es el arroyo más importante de los que atraviesan la Casa de Campo con un recorrido de 5 kilómetros dentro del parque. Entra a la Casa de Campo por la Reja de la Guadaña y sale de ella cerca del Puente del Rey.

También recibía el nombre de Arroyo de la Guadaña, antes de entrar en la Casa de Campo por cruzar los «pastos de guadaña» de los campos donde pastaban la ovejas de la Mesta.

Cuando Felipe II compra la Casa de Campo de los Vargas el arroyo tenía otro recorrido, que se corrige para que no desagüe directamente sobre los lagos. En esas escrituras al arroyo se le nombra como del Vadillo.

Arroyo de los Meaques


Transcurre este Arroyo por los Cuarteles de Rodajos y la Torrecilla dentro de la Casa de Campo, aunque su origen se encuentra en el exterior de ella en el sitio conocido como Las Pequeñas en Leganés, aunque la Venta de la Rubia en Alcorcón sea el origen más visible al unirse a él varios arroyos de menor categoría como el de Retamares, Charcón, Valchico. Después de dejar Alcorcón entra en el término de Pozuelo de Alarcón, donde cruza la autopista de circunvalación M-40. Sin salir de este municipio, bordea por su margen izquierda el complejo empresarial y recreativo Ciudad de la Imagen, por el margen derecho la Colonia-jardín militar Arroyo de los Meaques y el Barrio de Los Ángeles. Entra en el término de Madrid a través de la Colonia Santa Mónica, integrada dentro del distrito de La Latina, y por el oeste de la Casa de Campo donde se le unen principalmente los arroyos de la Zorra y Vallipuente.

Cruza durante 5 kilómetros la Casa de Campo y desemboca, ya canalizado desde el Puente de los Neveros, en el Manzanares abajo del Puente del Rey.

Es el principal curso fluvial que abastece a El Lago de la Casa de Campo a través de una compuerta en el Puente de los Neveros.

El caudal del Arroyo de los Meaques depende en la actualidad de aportaciones del Arroyo del Sotillo que se vierte una vez pasado el Puente de la Culebra.

Su nombre Meaque siempre ha estado ligado, con razón, a otro nombre glorioso “Miaccum” esa villa romana que enlazaba en la ruta antonina Titulcia con Segovia y que todas la medidas e historiadores la sitúan en la Casa de Campo.

La primera referencia histórica sobre el Arroyo de los Meaques se encuentra en el diploma del 28 de julio de 1208, por el cual Alfonso VIII trazaba la divisoria entre Segovia y Madrid, desde Sacedón, en la actual Villaviciosa de Odón a Alcobendas:

“Isti vero sunt moiones: prius quomodo transit la Carrera in aqua, quae dicitur Sagriella in Sazedon: deinde per summum del lomo: et remanet Bobadiella de parte de Madrid: et deinde ad loman de ipsa cannada de Alcorcón: e deinde ad illas aquas de Butarec: et deinde ad illas aquas de Meac, quomodo vadit super Pozolum, et Pozolos remanet de parte de Madrid: et deinde per aldeam de Zarzola: et Zarzola remanet de parte de Madrid: et deinde ubit cadit Cofra in Guadarrama et deinde ad summum de illis lavoribus de Fuencarral: et per summum de illis laboribus de Alcobendas: et deinde quomodo vadit ad vineolas”.

La siguiente referencia se encuentra en otro diploma del mismo rey, del 12 de diciembre de 1208, en el que reitera y amplía la divisoria de la comunidad de Segovia no sólo con Madrid, sino con los otros concejos del sur de la Cordillera Central:

“et Fregecedos, et sicut dividit aldea de Abat, terminum cum Fregecedos, et Mostoles, et sicut dividit Torreioncellum terminum cum Mostoles, et vadit per Ecclesiam de Ribota, et per moionem Gordum de Valle, et quomodo transit la carrera in aqua, quae dicitur Sagriella in Salcedon: deinde per summum del lomo, et remanet Bobadella in parte de Madrid, et deinde ad loman de ipsa Cañada de Alcorcon: et deinde ad illas aquas de Butarec: et deinde ad illas aquas de Meac, quomodo vadit super Pozolum”.

En el libro de becerro de los beneficios del arciprestazgo de Madrid que se escribió en 1617, dice en el folio 8 que había un beneficio curado en Humara (Humera), Somosaguas y Meaque; en la lista de los despoblados lo nombra también; en el folio 56 habla del repartimiento de los Meaques, porque se dividía en dos partes como los Carabancheles. Debido a esto se utiliza el plural Meaques, que ya leemos en el siglo XVI en las ordenanzas.

En agosto de 1872 el naturalista y entomólogo madrileño Ignacio Bolívar Urrutia descubren en el cauce del Arroyo de los Meaques por la zona de El Lago una tortuga fósil gigante.

Sobre este Arroyo hay infinidad de trabajos literarios que llenarían cientos de páginas.

En 1878 se habla de las aportaciones de agua que se extraen de la finca “Los Meaques” que estaba fuera de los límites de la Casa de Campo y que son de 220 reales fontaneros, para eso principalmente, la compró Isabel II en 1855, para surtir a la Real Casa de Campo.

Ya el ingeniero Horacio Bentabol en 1906, describe el Arroyo de los Meaques de la siguiente forma: 

“Lleva ordinariamente 8 litros de agua por segundo bajo el Puente del Batán, siendo absorbido el líquido por el cauce arenoso, hasta desaparecer completamente 300 metros más abajo”.

CITAS

En una Cédula Real del año 1572. Archivo General de Palacio.

En la “Recopilación de las Reales Ordenanzas y Cedulas de los Bosques Reales del Pardo, Aranjuez, Escorial, Balsain y otros de Pedro de Cervantes y Manuel Antonio de Cervantes. Editado en el año 1687. Pero promulgada en la Cedula VII. Del 26 de marzo de 1580, sobre la restricción de límites del Pardo de caza mayor y menor… Se dice: “Teniendo sobre la mano izquierda a dar a las haces que están el Arroyo de Meaques, donde está otro mojón”.

Fechado el primero de noviembre ele 1807 nos encontramos: “… no hay más agua que las que entran de los Manantiales del citado Arroyo de la Guadaña, cuyo nombre tiene de la parte de afuera, y a la del Bosque se nomina de los Meaques…”. Archivo General de Palacio,

En el trabajo de Manuel Álvarez Naya y José de Lorite Kramer “Plan de utilización y aprovechamiento de la Casa de Campo” del año 1931 publicado en 1933. Describe así el Arroyo de los Meaques:

“Tiene su entrada en el ángulo de la cerca de la posesión, en la parte del Oeste, próximo a donde forma martillo dicha cerca con el camino de Extremadura, en la parte del Mediodía de la misma; atraviesa los cuarteles de Rodajos y de la Torrecilla. Por este Arroyo sólo corren las aguas llovidas, en atención a que las de pie se recogen en la cacera de la entrada de la posesión para depositarlas en los estanques.
Su longitud es de unos 2.000 metros. Está muy poblado de bardaguera y de bueno y variado arbolado, que es en lo que consistían sus aprovechamientos. Sobre este Arroyo existen seis Puentes, conocidas con los nombres de Neveros, Agachadiza, Siete Hermanos, Álamo Negro, Batán y Culebra”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s