Arroyo de Valdeza

Nace este arroyo dentro de la Casa de Campo en la zona conocida como la Boca recorriendo unos 2.770 metros por el centro de la finca hasta desembocar en el Manzanares en el sector comprendido entre el Puente de la Reina Victoria y el de los Franceses.

Arroyo sin cauce

Por Rafael Pulido Fernández

Arroyo autóctono que junto con el de Cobatillas son los dos arroyos con más importancia de los que nacen en la Casa de Campo. Su «cauce» transcurre paralelo al Camino de Valdeza a cuyos lados se formaba las Huertas de Valdeza y los Cuadros, estas huertas se mantuvieron hasta la Guerra Civil 1936-39.

Por su barraco vemos que tuvo un gran caudal

Sabemos, desde que tenemos datos, que nunca tuvo abundante agua y ya vemos que en 1751 se le considera en parte un arroyo seco.

El 26 de enero de 1751 en el documento “Medidas de las tierras que se hallan por vender dentro de los límites de la cotería y raya del Real Bosque de la Casa de Campo” se dice:

“…linda con el arroyo seco de Valdeza en cuya tierra halle de cabida 40 fanegas y seis celemines y medio”.

El significa de Valdeza no está bien documentado por eso me he ido a Panamá donde este término se sigue utilizando para referirse a un valle llano y con abundancia de tierras de cultivo, lo que cuadra con el terreno del arroyo de Valdeza.

Es llamativo que Felipe II se interesara por los terrenos por los que pasaba el arroyo de Valdeza y ya en 1581 tenemos una Real Cédula de 15 de diciembre que dice:

Real Cédula de S.M. de 15 de diciembre de 1581, mandando pagar a Miguel Salmerón, hijo del anterior Salmerón 314.293 maravedíes por 7 pedazos de tierra donde dicen Valdeza y Valsequillo, su caber 43 fanegas y 5 celemines y medio para incorporarlos en la Casa de Campo depositando aquella cantidad para emplearla en otras tierras y poder cumplir la memoria de misas con que están gravadas dichas tierras. Se otorgó escritura de venta a favor de S.M. ante Pedro de Salazar el 30 de diciembre 1582. Archivo General de Palacio. Legajo 1229. Expediente: 85. Sección Administrativa.

Esta incursión en terrenos que luego conformarían parte del Vivero Municipal hasta la Plaza de las Moreras, demuestran el valor que tenían estos terrenos, sobre todo por el caudal de los arroyos Valsequillo y Valdeza que se encauzaron hacia los jardines. Felipe II pagó el mismo precio que por los terrenos que compró para construir los estanques.

No obstante, aunque los adhieren a la Casa de Campo, no continua las compras por esa zona, luego apuntaremos alguna teoría. Nos tenemos que ir a 1725 para volver a ver compras de terrenos en Valdeza:

Venta a favor del Serenísimo Sr. Príncipe de Asturias D. Fernando de 182 fanegas 1 celemín y 5 estadales de tierra, en 24 pedazos, en términos de Valdeza y Valcarnicero, para agregar a la Real Casa del Campo, otorgada por la Comunidad del Real Monasterio de San Gerónimo de esta Corte en precio de 43.703 reales. Pasó ante D.  Pedro del Campillo Rubio, Escribano del número de Madrid a 5 de junio de 1725. Archivo General de Palacio. Legajo 1230. Expediente: 1. Sección Administrativa.

Moreras en la margen derecha del Arroyo Valdeza

Estos terrenos fueron donados por Enrique IV de Castilla en 1463 a la orden de clausura de los Jerónimos para construir un monasterio con su huerta a la orilla derecha del río Manzanares allí donde desembocaba el Arroyo de Valdeza, más adelante construirían una granja en lo que hoy es el Club de Campo. Este convento sería paulatinamente sustituido por el que se construyó en 1503 en lo que hoy es la iglesia de los Jerónimos. Fue este monasterios el más importantes de Madrid, en él tenía alojamiento el Rey. Hoy solo queda su iglesia junto al Museo del Prado.

Ahora su barranco es un cúmulo de árboles y ramas secas

El hecho de pertenecer los terrenos a esta orden pudo retraer a Felipe II, pero no al Príncipe Fernando que a partir de 1725 se hace con todas las tierras de los Jerónimos, así como las de Baltasar Gilimón de la Mota, el Conde de Cobatillas y la comunidad de Monjas del Convento de la Concepción que suponían una octava parte de lo que sería la Casa de Campo de Fernando VI, más o menos lo que hoy sería el cuadrado formado desde el Arroyo de Valdeza hasta los Cerros de las Garabitas más el Encinar de la Encina de San Pedro.

Seguramente que se pudo hacer con las huertas, por la escasez de agua que ya no las hacía tan fructíferas como en el pasado.

El Arroyo de Valdeza, sin cauce, bajo el acueducto. 1970

A finales del siglo XIX año 1879 José Pérez Sanjuán realiza el diseño de uno de los acueductos más importantes de la Casa de Campo para que atraviese la Cacera del Norte el Arroyo de Valdeza.

El conocido como Puente Colorado que con sus 5 arcos y 30 metros de longitud parece que va a atravesar un gran arroyo.

Contrasta el valor que tuvieron en otro tiempo estos terrenos, con el trato que ahora se les da; baldíos e improductivos, abandonados a su suerte. Cosa que se agradece con el barranco pues le confiere un aspecto natural y salvaje. Mejor no tocarlo.

De esta manera tan poco gloriosa deja la Casa de Campo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s