Una Villa Romana

Por Rafael Pulido Fernández

José María Pérez de Barradas Álvarez de Eulate​ nació en Cádiz en 1897.

En el año 1918 un joven Pérez de Barradas, junto a los prehistoriadores Hugo Obermaier y Paul Wernert, inició sus trabajos de exploración y estudio de la prehistoria del río Manzanares.

Ciriaco Ismael del Pan Fernández y Fidel Fuidio Rodríguez sus referentes

Se inauguraba así uno de los periodos más fructíferos en la investigación arqueológica de la capital de España con más de ciento veinte yacimientos descubiertos y estudiados, en un territorio que va desde el pueblo de El Pardo hasta el de Perales del Río, ámbito arqueológico conocido como Las Terrazas del Manzanares.

El 25 de noviembre de 1993 el área fue declarada Bien de Interés Cultural, en la categoría de zona arqueológica.

José Pérez de Barradas

A los paleontólogos no les pasó desapercibido ningún movimiento de tierras en las afueras de Madrid.

Los areneros donde se extraía arena y materiales para la fabricación de ladrillos era el lugar donde se encontraron los primeros rastros de nuestro pasado madrileño.

Estudió los yacimientos madrileños de El Almendro, López Cañamero, Tejar del Sastre, Arenero y Tejar del Portazgo, Quitapenas, Pozos del Feito, Casa del Moreno, La Perla, La Gavia, San Isidro, Tejar de las Animas, Cantera de Don Domingo Martínez, Cantera de Don Domingo Portero, Tejar de Don Modesto Chapa etc.

José Perez de Barradas visitó en múltiples ocasiones la Casa de Campo, en ella descubrió restos prehistóricos y romanos.

De sus hallazgos dejó constancia, aunque la mayoría de ellos se han perdido, su legado está depositado en el Museo de los Orígenes, allí podemos leer su acertado conocimiento, en todas las materias.

Excavación de la villa romana de Villaverde Bajo, dirigida a partir de 1929 por Pérez de Barradas

Mosaico romano de Villaverde

José Pérez de Barradas fue contratado por el Ayuntamiento de Madrid, cuyo Servicio de Investigaciones Prehistóricas dirigió a partir de 1928, así como el Museo Municipal de Prehistoria. Arqueólogo oficial del Ayuntamiento de Madrid estuvo inmerso en todos los grandes descubrimientos arqueológicos y paleontológicos de la capital en la primera mitad del siglo XX.

Yo tuve mi primer contacto con Pérez de Barradas a través del Museo de América de Madrid, donde su presencia es abrumadora,

Más adelante tuve noticias de sus incursiones arqueológicas en la Casa de Campo y me interesé por estos trabajos. De ahí nació mi deseo de encontrar el yacimiento del que no hizo un trabajo profundo y que más adelante se lamentó.

«Pérez de Barradas citan industria musteriense en las cercanías del puente del arroyo de los Meaques, junto al camino del Robledal y en el camino de la Encina de San Pedro. También menciona yacimientos neolíticos y romanos en las cercanías del arroyo de los Meaques. Las excavaciones en la margen derecha de este arroyo, cerca de la Puerta del Angel, que pusieron al descubierto dos «piscinas» correspondientes a una villa romana destruida. Pese a las alteraciones provocadas por la construcción del Suburbano y otras edificaciones, en El Batán y en el Puente de la Agachadiza todavía se conservan en superficie restos de tejas y cerámica común que concuerdan con sus observaciones.

En 2019 se realizó, a petición mía, una excavación arqueológica en la Casa de Campo en busca de una Villa Romana que José Viloria Rosado había descubierto y que Pérez de Barradas había dejado inconclusa.

Foto de Pérez de Barradas hecha a sus ayudantes en una excavación en Usera Madrid

Como promotor de estas excavaciones tuve la suerte de estar en todo el proceso y los resultados fueron excepcionales.

Lápiz de Pérez de Barradas encontrado en la Casa de Campo y su cuaderno

Pérez de Barradas tomando nota con su lápiz y su cuaderno

José Perez de Barradas vivió durante varios años en América Latina y de ahí que el Museo de América tenga tanto material suyo.

José Pérez de Barradas en 1942

Tuvo doce hijos de los que le sobrevivieron siete.

Murió en Madrid el 30 de enero de 1981.

Tumba de Pérez de Barradas en la Almudena