Ermita de la Virgen de Julio

SAN PEDRO DE MEAQUES

Ermita de San Pedro de Meaques

       En la Casa de Campo junto a la valla del Zoológico en el Camino de la Venta antes de pasar el Puente del Batán, ese que cruza el Arroyo de los Meaques, vemos una pequeña ermita a la que desde que le quitaron el cartel que muy por encima nos contaba su historia, nadie sabe ni su nombre ni cuando se construyó. Dándose la paradoja de que no existe ninguna protección para este monumento.

Es la Ermita de la Virgen de Julio una ermita de estilo neo-herreriano encajonada entre la alambrada del zoológico y la carretera que baja del acceso a la Casa de Campo por la que fue la Puerta de la Venta y hoy es una rotonda donde se encuentra la estación de metro de Casa de Campo.

La Ermita desde la Pradera

       Su lugar no parece importante a simple vista, y esto es debido a que esa zona ha sido castigada con movimientos de tierra y requisada a los madrileños para hacer las instalaciones del zoológico, allá por los años 1970, que ha vallado como si fuera suyo un terreno que debiera ser protegido de una manera especial en consideración con los asentamientos que allí hubo desde antes de los romanos. Fijaros que en esas tierras que ya quedan dentro del zoológico y que en la actualidad sirven de vertedero, estuvo nada más nada menos que famoso batán que da nombre a la zona, pero como os voy a demostrar hubo construcciones de gran prestigio.

Carmen Vives pintado la puerta de la ermita

        La ermita que ahora vemos, semi-abandonada fue construida en el año 1954 por el arquitecto de zona Víctor D’ors Pérez-Peix, hijo del escritor catalán Eugenio D’ors, secundado en la construcción por el aparejador D. Antonio Loureiro. Esta pequeña ermita se construyó por iniciativa del que era entonces teniente Alcalde del Distrito de Carabanchel Manuel Torres Garrido que, en un pleno del Ayuntamiento del 29 de mayo de 1953, aprobó la asignación de 100.000 pesetas para la realización de la obra.
En realidad, la idea venía de más arriba del alcalde de Madrid José María Finat y Escrivá de Romaní (1904–1995) conde de Mayalde, tan ligado durante la Guerra Civil y después a la Casa de Campo.
         La ermita se edificó para conmemorar el 18 de Julio fecha de la rebelión militar de 1936. Por ese motivo se le puso el nombre de Ermita de la Virgen de Julio, aunque la virgen que se celebraba en las romerías era la Virgen del Carmen.

En su cesión a la diócesis, el Ayuntamiento la entregó y la consagró al culto de la Visitación de la Virgen Santísima. Pero ahora, desde los años 1990, es conocida por Ermita de San Pedro.

La Ermita está construida en piedra de granito y cubierta de pizarra. Su aspecto imperial y sobrio contuvo en su interior pinturas de Carmen Vives Camino que adornó la puerta con pinturas representando precisamente la romería. Además de grandes imágenes de la Virgen María y otros patronos de Carabanchel pinturas murales obra de Rafael Sanz Rodríguez y el pintor Carlos Pascual de Lara, secundado por otros compañeros de estudio. Hoy de aquellas obras no sabemos nada y si digo la verdad, por un motivo u otro, no he atravesado la puerta por la que se accede a su pequeño interior.
Con un pequeño jardín adornando su fachada principal y adosado externamente por su parte posterior a un altar desde el que se oficiaban las misas en las romerías.  
En la Hoja del Lunes del 19 de julio de 1954 se da la siguiente noticia: “Ya desde el año 1949 se celebraba una romería en la Casa de Campo, y precisamente por vecinos del distrito de Carabanchel. No es difícil relacionar esa romería con la iniciativa de levantar una ermita, cuya inauguración se efectuaría el 18 de julio de 1954. El padre Román, de la orden franciscana, coordinaría la parte litúrgica. El Teniente de Alcalde Tomás Garrido, dio lectura al acta de entrega de la ermita, que hace el Ayuntamiento al Obispado, y que quedará adscrita a la parroquia de Santa Cristina”.

Copio la redacción oficial que describe la ermita en 1956:

              

Misa de inauguración 1954

Esta ermita, levantada bajo la advocación de la Virgen de Julio y que fue inaugurada el 18 de julio de 1954.
                Este pequeño edificio está situado en el lugar de cruce de tres caminos en la zona Noroeste de la Casa de Campo, sobre la loma de un encinar y dominando una amplia extensión para esparcimiento de los romeros. Consta de un pequeño espacio cerrado con cubierta de pizarra -en el que se encuentra el altar- y dos pequeñas plazas: una dando a la carretera y otra en el acceso a las zonas más bajas, dominadas por esta colina, separadas por un muro, calado en parte y rematado por el campanario.
El aspecto general, con sus fábricas y varios recercados de piedra granítica, tiene un carácter esencialmente tradicional; pero con su tratamiento moderno.

                          En la parte posterior, sirviendo de fondo al altar portátil que se colocaba cuando se oficiaban las misas de campaña de la Romería, existe aún una inscripción labrada sobre la lápida que recuerda la fundación y dice así:
«La devoción y la unidad de los vecinos del distrito de los Carabancheles alzaron esta ermita, instituyendo las Romerías de Hermandad en la gloriosa fecha del 18 de julio, siendo Teniente de Alcalde Manuel Torres Garrido y Alcalde José Final Escrivá de Romaní, Conde de Mayalde. MCMLIV».

Romería en 1956

            La Ermita quedó fuera de uso con la construcción de Zoológico y su posterior inauguración en el año 1972, ya que este invadió la explanada donde se celebraba la romería. Lo mismo le sucedió a la magnífica fuente que acompañaba el conjunto y que facilitaba agua a los asistentes a las romerías, fue trasladada a la Rivera del Manzanares y allí sigue.
Para finalizar el temo, me hubiera gustado saber los motivos por los que se construyó esta ermita de la Virgen de Julio en este lugar de la Casa de Campo. No lo sé, y por eso aventuro, antes de acabar este apartado con algunas conclusiones lógicas, si es que existe la lógica en este asunto.

Inexplicables motivos.

         Se podría especular, cuando no se ha leído el proyecto, que los autores conocían que por estas inmediaciones hubo otra ermita y pensaron en recuperarla, pero esa suposición no queda reflejada en ninguna parte.
                  Entonces vayamos a lo más fácil;

              ¿Podría ser entonces, simple casualidad? y que el lugar, un sitio fresco con un prado amplio a la vera de un arroyo, era el más adecuado para la celebración de una romería en pleno mes de julio en la Casa de Campo y si además los organizadores tenían que venir desde Carabanchel, este es el camino más corto a la Casa de Campo.

Este espacio lo ocupa ahora el Zoológico

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s