La Capataza

La última Capataza de la Casa de Campo fue Conchita Ramos

Por Rafael Pulido Fernández

¡Qué maravilla!

Un oficio que ya no existe se conserva como topónimo en la Casa de Campo de Madrid:

Paso a nivel en la Casa de Campo

LA CAPATAZA.

Os contaré un poco de su historia y la de aquellas mujeres que ejercían este trabajo, yo conocí personalmente a una de ellas.

Todo empezó con el paso de la Vía del Norte por la Casa de Campo:

La Compañía de los Caminos de Hierros del Norte de España fue creada el 29 de diciembre de 1858, aunque ya en 1856 tenemos noticias de los estudios que se estaban realizando en la Casa de Campo para el Ferrocarril del Norte.

Los problemas que suponía poner en la Plaza de España la estación, por el desnivel que debía superar el tren, acabó por buscarse una zona más baja, al nivel del río, en las faldas de la Montaña del Príncipe Pio.

Este problema llevó a tener que pasar las vías de los Ferrocarriles del Norte por la Casa de Campo, en forma de trinchera sus 2.896,97 metros de longitud de oeste a norte.

A Isabel II le dieron una suma de dinero y un canon anual a la Corona.

Pero las consecuencias medioambientales pronto se manifestaron: incendios producidos por las máquinas de carbón, la dificultad para la caza de sortear la trinchera y sobre todo la segregación que produjo en la Casa de Campo, segregación que aún hoy padecemos.

Aunque la línea completa Madrid San Sebastián se inauguró el 15 de agosto de1864, desde 1861 ya pasaban trenes por la Casa de Campo al abrirse el tramo de 51 kilómetro que unía Madrid y El Escorial.  

Aprovechando el paso se la línea férrea por la Casa de Campo se convino en hacer un apeadero en dicha finca para ser utilizada por los monarcas:

Era costumbre que cuando algún personaje de importancia recorría este trayecto se parara en el apeadero y fuera agasajado por los Reyes si se encontraban en la finca.

La llegada del ferrocarril trajo consigo, a parte de los continuos incendios, nuevos puestos de trabajo que, aunque pertenecían a los ferroviarios del tren del Norte, se desarrollaban en la Casa de Campo. Uno de estos puestos fue el de capataz o capataza de vía, puesto que se encargaba sólo de uno de los dos pasos a nivel que se habilitaron para cruzar las vías del Tren del Norte a su paso por la Casa de Campo.

En el kilómetro 3 estaba la casilla de la vía, hoy aún están las ruinas, donde vivía La Capataza. Era normal que este puesto lo cubrieran las mujeres de los empleados del ferrocarril.

Casilla de la vía de La Capataza 1900

La Casilla de la Vía situada junto al Arroyo de la Soledad y los Almendros, pronto se la conoció como la de La Capataza, igual que al camino que bajaba del Depósito de Aguas, camino que durante la Guerra Civil 1936-39 sería pavimentado con cemento y utilizado para proveer de ayuda a las tropas cercadas en la Ciudad Universitaria.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s