La Casilla

No tener en cuenta los nombres que Google utiliza en su mapa.

VER SITUACIÓN EN Google Maps UTM 436962.63 m E – 4476531.06 m N. Esta dentro de las instalaciones de la Cantera Municipal después de pasar el Puente de los Nogales.


Al hablar de la Casilla lo hacemos en tono coloquial de lo que fue la casa del entrenador de caballos del Rey Alfonso XIII y como veremos formaba parte de un complejo diseñado para cuidar y entrenar caballos de purasangre.

Hoy son oficinas que ocupa la Cantera Municipal.

La Cantera Municipal no tiene acceso libre a las personas que no sean trabajadores y solo con una autorización se puede visitar.

Construcción de la Casilla en 1919
La Casilla en 1932
La Casilla en la actualidad

LA CASILLA O EL CHALET DEL ENTRENADOR
Historia de un olvido que cumple un siglo.

En 1916 el Rey Alfonso XIII crea la yeguada Duque de Toledo. Un título que el Rey ideó para pasar de incognito, y lo hizo, aunque todos sabían que bajo ese nombre estaba el Rey, para que no hubiera ventaja a la hora de competir en las carreras. En esa época se debía un respeto a la Corona y se consideraba una ofensa adelantar a los caballos del Rey.

Para esta yeguada de competición, el Rey se hizo con un buen lote de caballos purasangre.

Al principio los caballos se alojaron en el Hipódromo de la Castellana, mientras se construían las instalaciones de la Casa de Campo donde en el futuro convivirían entrenador y los caballos.

Construcción de las cuadras 1917

Las obras para el alojamiento de caballos y personal comienzan a finales de 1916, unos meses después de crearse la yeguada y se terminan en 1917. El proyecto se le da al arquitecto Juan Moya Idígoras, que aún no era arquitecto real (1922) pero que intervenía en todos los trabajos de la corona.

Juan Moya Idígoras elaboró todos los planos del conjunto, chalé, cuadras, sala de trofeos o Pabellón Regio, cocina, pista de entrenamiento, accesos, etc. estos planos están en el Archivo General de Palacio.

Para entrenar esta yeguada se contrató al Belga M. Adolphe de Neuter, periodista y gran conocedor de los caballos. Y precisamente para él se edifica esta casa conocida desde entonces como Chalet o Casilla del Entrenador.

La Casilla y el Campo de entrenamiento año 1932

Las cuadras para cuarenta caballos alojaron también las yeguadas de Cimera-Martorell o sea del Conde de la Cimera y el Marqués de Martorell.

Las cuadras ya terminadas

En el año 1922 la yeguada el Duque de Toledo ya había ganado 270 carreras, por un valor que excedían las 1.300.000 pesetas, constaba de 25 caballos purasangre. Uno de los caballos más famosos fue Rubán, un ejemplar que en 1922 abanderó el mejor año de la cuadra, ganando el Gran Premio de Madrid y además el histórico premio del Medio Millón. Rubán volvió a ganar en el Gran Premio de Madrid en 1923, montado por el jinete Lyne. De estas instalaciones salieron caballos como: Brabant, Román, Bolívar o Menthe.

Fueron los años dorados de una cuadra que, poco a poco, y debido a los conflictos sociales fue perdiendo importancia.

El 8 de enero de 1931 la yeguada del Duque de Toledo se saca a subasta pública.

Guardia Municipal 1934

Con la II República el 26 de agosto de 1933 se da orden de traslado del Cuartel de la Guardia Municipal Montada desde la Costanilla de los Desamparados a las cuadras de la Casa de Campo. Para este traslado y dadas las condiciones y carencias de las instalaciones, que llevaban dos años cerradas, se requiere la intervención de arquitecto municipal Manual Álvarez Naya que hace un informe donde relata que las instalaciones no tienen agua potable, ni alumbrado y los desagües están atascados y los techos del Chalet del Entrenador están cuarteados y apunto de desprenderse. Además, hace un estudio de ampliación de las instalaciones que nunca llegó a producirse.

El Escuadrón de la Policía Municipal se traslada al nuevo cuartel el 27 de agosto de 1934.

Durante la Guerra Civil de 1936-39, y dada su situación en la zona de conflicto, la casilla y sus instalaciones se denominaron “Las Cuadras” y sirvieron de hospital de primeros auxilios a los «nacionales» para alojar a los heridos de la Casa de Campo.

Estos hospitales debían estar situado, dentro de unas condiciones mínimas de seguridad, lo más próximo posible a la línea de fuego, para que los heridos pudieran ser atendidos cuanto antes, desde aquí eran trasladados en un vehículo acorazado que debía atravesar el Paseo de los Nogales donde estaba la Curva de la Muerte al hospital de Getafe o si las heridas eran graves al Hospital de Sangre de Griñón.

El médico Fernando Silván en el Chalet del Entrenador junto a un herido 1938.
Sala de Trofeo antes y después de la Guerra
Así quedó el complejo después de la Guerra

Hoy el “Chalet del Entrenador” se encuentra dentro del recinto cerrado que ocupa el Taller de Cantería, en él se albergan las oficinas de la nueva contrata en la planta baja y otros servicios municipales en la segunda planta. Está en el Camino de los Nogales en el Prado de la Soledad y muy próximo al antiguo hipódromo, hoy Pista Verde del Club de Campo.

La Casilla detrás de la fuente del dios griego del viento Eolo

Esta edificación y las cuadras que aún se conservan no tienen ninguna protección.  Ni siquiera está dentro de los elementos protegidos de la Casa de Campo.


Las instalaciones municipales de cantería son en sí mismo un lugar apasionante y lleno de pasados gloriosos

Nada más cruzar la Carretera de Castilla está la Puerta de Castilla que sirve de entrada al Club de Campo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s