Pabellón de los Rombos I.N.I.

VER SITUACIÓN EN Google Maps UTM 437299.44 m E – 4474073.20 m N. Situado en la Calle de las Aves. En el mapa (20).

Protección: Nivel 1 Grado Integral.

Pabellón del Instituto Nacional de Industria

El Pabellón del Instituto Nacional de Industria o Pabellón de los Rombos, cuyo autor fue el arquitecto Francisco Bellosillo García para la VI Feria Internacional del Campo en el año 1965, tiene una superficie construida de 4.800 m2 en dos plantas.

Se construyó sobre el lugar dedicado a las aves y donde se celebraba el Concurso Nacional de Puesta.
La presencia del INI en la Feria del Campo fue muy importante, aunque no fuera este el motivo que importaba en las primeras ferias.

El INI se había creado para reconstruir y dar impulso a la economía española desde una visión muy particular de la economía, y se encargaba de encauzar y poner en marcha las cuantiosas inversiones precisas para la industrialización del país.

A pesar de todas sus ineficiencias y errores estratégicos, el INI tuvo un efecto positivo indudable y decisivo en el paso de la España subdesarrollada y de economía fundamentalmente primaria de los años 40 a la pujante y terciarizada de los 70.

Con la apertura de la economía española al comercio internacional y especialmente a la Comunidad Económica Europea el INI perdió todo sentido y sus empresas se fueron privatizando a lo largo de los años 1980 en adelante.

El Instituto Nacional de Industria, el INI, fue creado por la Ley de 25 de septiembre de 1941. Se suprimió por Real Decreto Ley 5/1995.

Originariamente este pabellón, de planta alargada paralela a la Calle de las Aves, se concibió para la exposición de maquinaria pesada en el exterior y material de peso medio y gráfico en el interior.

Disponía también de una sala de proyecciones con 250 plazas.

Ventanal norte del pabellón

El edificio de dos plantas, la superior de aspecto ligero y totalmente opaca excepto el gran ventanal al norte y la inferior diáfana se abría a la calle a medida que esta descendía.

El sistema estructural permite una gran diafanidad en las dos plantas.

El forjado de placas reticulares planas de hormigón sobre pilares metálicos alcanza vuelos de hasta 4 m. Las crujías son de 12 y 8 m. El cerramiento de la fachada superior se resuelve con paneles de aluminio formando una cuadrícula con nervios de acero anodizados en negro que le dieron el sobrenombre de Pabellón de los Rombos.


Este pabellón se rodea de otros no menos importantes y digno de ver

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s